1. 0

Historia, paisaje y proyectos

Un poco de historia:

La historia de Guayedra está marcada por la singularidad de ser el único territorio de Canarias que conservó su propia organización indígena, quedando al margen de la autoridad de la corona castellana. El Término Redondo de Guayedra fue reservado por Tenesor Semidán (posteriormente conocido como Hernando o Fernando Guanarteme) como territorio independiente en virtud de lo pactado con los Reyes Católicos a principios de 1483.

En la actualidad esta porción de Gran Canaria conserva el eco de aquellos episodios, en forma de viviendas, cuevas, especies vegetales centenarias y otros vestigios de aquellos canarios que quisieron seguir viviendo según sus usos y costumbres. Varios yacimientos arqueológicos así lo atestiguan y justifican la actual declaración de Bien de Interés Cultural que reconoce y protege gran parte de este espacio de singular valor histórico para Canarias. 

Puro paisaje:

El paisaje de Guayedra es el resultado de la sucesión de diferentes periodos geológicos, climáticos y económicos. Sus vertientes que antaño albergaron frondosos bosques, ahora muestran la huella de la sucesión de pastos y cultivos, talas incontroladas y ganadería extensiva, ahora todo en proceso de restauración. La impronta de cada episodio histórico está presente en sus rincones, formando un paisaje a caballo entre lo natural y lo rural, donde los pinares que flanquean el valle envuelven  vertientes vertiginosas y barrancos con pequeños oasis de palmeras canarias, almácigos y frutales, entre los que encontramos casas antiguas, eras, estanques, acequias e incluso los restos arqueológicos de los primeros habitantes de la isla. Un contexto de relieve majestuoso donde destaca el macizo de Tamadaba y el Roque Faneque que se precipita sobre el mar desde más de mil metros de altitud, considerado uno de los mas altos del mundo.

Valores etnográficos y naturales recuperados:

Redondo de Guayedra es el fruto de un proyecto individual que se inició, de forma pausada y progresiva, hace ya más de veinte años.  Pasado el tiempo el proyecto ya es realidad y su objetivo inicial, crear un lugar único que recupere y cuide los valores etnográficos, paisajísticos y naturales de la zona, se ha cumplido.

Conservar y recuperar  para poder disfrutar con responsabilidad es el “mantra” que ha acompañado a todas las acciones y proyectos acometidos:

  • Nuestras instalaciones parten de antiguas construcciones rehabilitadas.
  • Hemos impulsado la reforestación de la zona para recuperar su flora autóctona, plagada de endemismos exclusivos. 
  • Somos Operadores de producción ecológica de Canarias registrados con el nº 3317P y nuestra cocina cuenta entre sus ingredientes con los productos ecológicos que producimos. 
  • Hemos recuperado diferentes elementos de valor etnográfico-cultural encontrados en la zona: eras, horno de cal, etc. y hemos habilitado antiguos senderos naturales para que puedan ser transitados.
  • Nuestros huertos ecológicos se riegan con aguas que vienen de las cumbres de Tamadaba y que recogemos en antiguas balsas de agua que hemos recuperado y vuelto a poner en uso. 
  • Las explotaciones agrícolas de Guayedra se llevan a cabo cumpliendo los preceptos del Manual de buenas prácticas ambientales y agrícolas del Ministerio de Medioambiente.

Redondo de Guayedra es hoy ese ese rincón paradisíaco soñado que permite  disfrutar, con respeto, de lo que estaba ahí desde hace cientos de años.